Cómo sanar mis heridas emocionales con atención plena

17 mayo, 2018

20155602_10214128431949107_2350845090138314835_nMi niño interno está herido, con mucho dolor.
Y con mucha inseguridad.
Como el de casi todo el mundo.

Llevo años currándomelo…
Intentando acogerle y comprenderle…
Tratando de observar cómo reacciona…

Pero me sigo viendo arrastrado por él.
Muchas veces no puedo evitar entrar en este estado de conciencia infantil.
Y caigo en el viejo pozo.

Lo bueno es que a veces puedo invocar a mi testigo interno.
Y puedo atender plentamente ese sentimiento de soledad de mi niño.
O su angustia. O su sensación de ser inadecuado.

Y trato de estar ahí. Respirando.
Permitiendo lo que ocurre. Compasivamente.
Acompañándome. Estando presente.psicólgo tratamiento consulta psicoterapia psicología

Sé que mi niño no puede con su herida.
Pero yo soy un adulto, y si que puedo.
Porque estando consciente, tengo espacio y claridad.

Siendo testigo puedo comprender lo que sucede.
Atendiéndome voy alimentando mi seguridad interior.
Voy aprendiendo a sostenerme.

Pero no es nada fácil.
Los viejos patrones tratan de seducirme.
Mi viejo miedo a sentir intenta congelarme.

Cuanto más dolor, más ganas de anestesiarme.
Cuanta más vergüenza, más retirada.
Cuanta más fragilidad, más culpa.

Con la terapia he aprendido a abandonarme menos y a aceptarme más.
Cada vez me acompaño con más firmeza y amabilidad.
Hago lo que puedo.

Alberto Martín-Loeches
Terapia Gestalt Madrid



Otras reflexiones interesantes…


El amor no tiene nada que ver con tener pareja



 

¿Estás en una relación de pareja sana?



 


icono_terapia_gestalt_madrid_pensando
Cómo sanar los celos




Masturbación y vida en pareja: ¿son incompatibles?





A %d blogueros les gusta esto: