Yo me ausentaba y ella me pedía más y más

Ella quería que yo le asegurase mi amor incondicional.
Y yo me resistía estupefacto.
Y entonces ella se sentía abandonada, y claro, pedía más y más.

Yo entre me indignaba y me sentía culpable.
Algo así como acorralado en un sentimiento de injusta deuda.
Presionado para cambiar lo que no quería cambiar.

11170357_808047542620533_2688505566413922398_n

Ella pedía cercanía. Yo no quería fusión.
Yo tenía miedo y pedía espacio.
No nos entendíamos. No nos entendíamos.

Yo la decía que un adulto es aquel que abandona todo intento de que el otro llene su vacío.
O de llenar su vacío llenando el vacío del otro.
Ella me miraba cada vez con más extrañeza.

Terapia Gestalt Madrid Imagen (16)

He de reconocer que yo también la necesitaba mucho a ella.
Pero me vengaba acusándola de dependiente.
Lo que la enfurecía más. Mucho más.

Ella quería que yo cambiase. Y yo, qué me dejase en paz.
Mi distancia y su exigencia destrozaron primero nuestra sexualidad.
Y después dinamitaron la relación.

Alberto Martín-Loeches



Otras reflexiones de interés:

Tenemos miedo a amar y dejarnos amar

Querer y amar no son lo mismo

El Amor más una actitud que un sentimiento

Enamorarse

¿Cómo elegir un amor duradero?

¿Qué es amar?

¿Estás en una relación de pareja sana?

Lo que nunca debes decirle a tu pareja

Cómo comunicarnos en pareja

.

.

.

A %d blogueros les gusta esto: