Meditar es muy jodido

Terapia Gestalt Madrid MeditaciónMeditar es un viaje difícil hacia el interior, porque cuanto más profundizas, más mierda ves.

Sentarme a meditar me pone cada día delante de mis narices la poca presencia que tengo. Me confronta con los dramas emocionales en los que me meto y con las confusiones mentales que me atrapan.

Al ir para dentro me he dado cuenta del ego gigante que me tiene poseido. Y de la obsesión que tengo por cambiarme y mejorarme. Y de lo difícil que es.

Al meditar me voy encontrando con los aspectos más asquerosos de mi personalidad. Pero sigo y sigo, porque mi experiencia me dice que de tanto observarlos los voy aceptando y, con ello, paradojicamente se van aflojando.

GestaltTerapia Madrid Meditando

Meditando he averiguado lo loca que es mi mente, que quiere hacerme creer que la felicidad no se encuentra aquí y ahora, sino en el futuro.
Me he dado cuenta de lo absurdo de las historias que crea mi cabeza. Y que cuando me las creo es cuando me siento peor.

Meditar…

Últimamente me está sirviendo para ver lo bien que me viene bien soltar. Soltar mis intentos de analizar, planificar, controlar y entender todo… No es fácil… Por lo menos en mi caso…

En fin, lo que más me ayuda de meditar es a ir desechando mis ideales e ir quedándome con lo real. Y así voy volviendo a casa, a convivir conmigo, tratando de digerir y aceptar los sabores y sinsabores que me trae la vida.

.

Alberto Martín-Loeches

.

.

.

Otras reflexiones de interés:

Antes de ponerse a meditar hay que haber vivido y madurado

La espiritualidad rápida es un timo

Los Peligros del “McMindfulness”

Meditación y terapia

Estudio científico: Dos meses de meditación bastan para cambiar el cerebro

Volverte meditativo en tu vida sexual

Meditar en un minuto

 

 

.

.

.

 

A %d blogueros les gusta esto: