Superando nuestros traumas

Todos tenemos traumas,  experiencias que nos han sobrepasado y no hemos podido integrar. Por eso nos han dejado una fuerte impronta en nuestro sistema nervioso que cuando se reactiva nos lleva a una sobre-excitación o nos congela la energía.

En estas ocasiones, nuestra cabeza sabe que no pasa nada, que nadie nos ataca, pero nuespro cuerpo se comporta como si estuviésemos amenazados. Y eso nos hace sentir aún peor. No pasa nada pero sentimos una gran dificultad.

Es difícil ver en esas situaciones la relación con eventos del pasado, porqué muchas veces están muy separados en el tiempo, y parece que como no ha pasado nada… que nos estemos “inventando” todo.

Los traumas nos hacen sufrir muchísimo, porqué aunque desde fuera pueda parecer que no queremos relacionarnos. Pero, en realidad, como todo ser humano, tenemos unas ganas infinitas de conectar, de relacionarnos, de ser vistos y queridos por otros iguales.

Por eso utilizo terapias corporales que miran donde está congelada la energía para poder liberarla.

Muchas veces no hace falta tanta explicación, ni entendimiento desde lo cognitivo.

Como pacientes, simplemente necesitamos abrirnos a sentir, cogidos de la mano de una persona capaz de contenernos, de guiarnos, de ofrecer la seguridad que pide el cuerpo para soltarse.

 

Alberto Martín-Loeches
.
.

Otras reflexiones de interés:

¿Qué tipo de paciente eres tú?

Una madre sana es aquella que le dice a su hijo/a

Cómo salir de tu drama personal

Cómo expresar tu enfado y poner un límite con asertividad y sin violencia

Cuando nos parece que no podemos más

Lo que nunca debes decirle a tu pareja

El amor está dentro, no fuera

Tras una ruptura, ¿soledad o compañía?

Masturbación y vida en pareja: ¿son incompatibles?

A %d blogueros les gusta esto: