Cada decepción nos hace crecer

Terapeuta gestalt madrid (14)Podemos rezar, alinearnos, soñar y meditar y todo lo que queramos. Podemos intentar crear y controlar la vida perfecta. Sin embargo, en algún momento, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, las cosas no salen de acuerdo a nuestros planes.

Y la tendencia, entonces, es huir de la tristeza, evitarla, pretender que no está ahí, hacer como si ‘todo estuviera bien.’

Pero el dolor de la decepción no es un obstáculo.

En realidad, si te permites sentirlo, te mantendrá sensible, flexible y, sobre todo, humilde.

Hay inteligencia en tu decepción. Es una invitación para que te conectes más profundamente – contigo/a mismo/a, con los demás, con la vida.

Tuviste un sueño que no se cumplió, y tienes que llorar por ese futuro perdido, sí, por supuesto. Reconoce ese dolor, pero no te aferres a él. Respira. Estate presente. Acompáñate. Siéntelo todo. Todo. Llora, grita, laméntate, pero mantente curioso/a y abierto/a.

Esta crisis es sólo la muerte de una expectativa, y nada más. La vida te tiene reservada muchas más sorpresas.

 

Jeff Foster

.
.

Otras reflexiones de interés:

¿Qué tipo de paciente eres tú?

Una madre sana es aquella que le dice a su hijo/a

Cómo salir de tu drama personal

Cómo expresar tu enfado y poner un límite con asertividad y sin violencia

Cuando nos parece que no podemos más

Lo que nunca debes decirle a tu pareja

El amor está dentro, no fuera

Tras una ruptura, ¿soledad o compañía?

Masturbación y vida en pareja: ¿son incompatibles?

Me siento un(a) fracasado/a

.

.

A %d blogueros les gusta esto: