5 tipos de chantaje emocional

Terapia gestalt Madrid DependenciaLos seductores
En principio, suelen ser hombres o mujeres muy solícitos, amables y detallistas. Atienden cada demanda y saben ser sumamente encantadores. Suelen agasajarnos y ser los primeros en hacer cualquier cosa por nosotros. Pero ten cuidado porque todo tiene un precio: cada favor y cada detalle deberá ser recompensado y nos lo echarán en cara. “Yo te pagué ese viaje”, “No puedes negarte ahora sabiendo muy bien todo lo que yo he sacrificado por ti”.

Víctimas
Sin lugar a dudas, el victimismo es una de las formas de chantaje emocional más común. Nos utilizarán como objetivo y causa de todas sus desgracias, manipulan las emociones negativas del modo más dañino posible. “Si yo estoy mal ahora es por todo lo que me haces, por tu comportamiento, por tus ganas de dejarme siempre solo/a”. “Tienes una habilidad especial para humillarme, no sé como lo haces”. Son pequeños ejemplos de esta manipulación que en realidad, es un claro maltrato psicológico.

Castigadores silenciosos
Muy sutiles, los castigadores silenciosos ejercen un arte del chantaje emocional de un modo altamente destructivo. En este caso nos arrastran en una inestabilidad muy dañina donde cuesta reaccionar, ya que habrá momentos en que nos ensalcen y momentos en que nos humillen.
No sabremos a qué atenernos. Días en que eres toda su vida y momentos en los que puedes sufrir frases como las siguientes:“Te crees que eres la persona más perfecta del mundo y en realidad, no eres nada. Eres la persona más débil y ridícula que he conocido. Solo me traes desgracias”. Ve con cuidado ante estos comportamientos, y reacciona lo antes posible.

Auto castigadores
Clásico perfil del manipulador o manipuladora emocional. “Está claro que ya no me quieres, por eso pasas de mí y te vas con tus amigas/os”. “Está claro que quieres acabar conmigo y con esta relación. Por eso te has ido a esa cena con tus compañeros de trabajo”.
Es muy posible que tras oír estas palabras intentemos convencerles de que no es así, y de que su visión es completamente errónea. Y si lo haces, si renuncias por ejemplo a esa cena de trabajo, la otra persona habrá ganado una vez más.

Los de “solo un poco más”
Usan a su favor el efecto de psicología social conocido como “pie en la puerta”. Son personas a las que les hacemos un favor y que para agradecérnoslo no piden el siguiente. Se amparan es que solo es un poco más o en que es algo que ya hemos hecho otras veces. Acompañan sus peticiones con gestos de pena intentando: parecer más débiles de lo que son o que el favor que demandan parezca más necesario de lo que es “Sabes que si no fiera necesario no te lo pediría“.
.
.
Fuente : http://lamenteesmaravillosa.com/las-5-formas-de-chantaje-emocional/
.
.
.
.

A %d blogueros les gusta esto: