Las lágrimas son un regalo

Dolor sólo es dolor, y todo lo que hacemos para evitarlo es mucho más que dolor, es sufrimiento; nos encoge en lugar de expandirnos.

Por el contrario, si soltamos la presa (el intentar tener razón) y tomamos lo que la vida nos trae, aligeramos la carga.

Las lágrimas son un regalo que nuestra biología pone a nuestra disposición para soltar la carga.

Necesitamos mantenernos en el dolor un poco, y luego, soltarlo.

Fuente: Joan Garriga

A %d blogueros les gusta esto: