Los niños tienen derecho a no dar besos ni abrazos si no quieren hacerlo

3 enero, 2015

Terapia gestalt NiñosObligar a los niños a demostrar afecto que no les nace de manera natural en realidad no los vuelve más sociables sino más vulnerables al abuso y al desarrollo de conductas de complacencia.
Es importante pedir a un niño que trate a los otros con respeto, pero nunca que haga demostraciones solamente por contentar a dicha persona o al adulto que se lo indica.
Los niños deben tener siempre el control de las elecciones en lo referente a su cuerpo y a la forma en la que interactuan con los otros, y así aprenderán a respetarse y a cuidarse.

Cuando forzamos a los niños a someterse al afecto no deseado para evitar ofender a un familiar o lastimar los sentimientos de un amigo, les enseñamos que sus cuerpos en realidad no les pertenecen porque tienen que dejar a un lado sus propios sentimientos sobre lo que se siente bien para ellos.
Esto lleva a que los niños sean abusados y a que hagan cosas para gustar a los demás.

Obligarles les envía un mensaje de que hay ciertas situaciones en las que lo que hacen con sus cuerpos no depende de ellos.

circulo_terapia_gestalt_madrid2

A %d blogueros les gusta esto: