La noche oscura del alma

23 diciembre, 2014

lágrima_terapia_gestalt_madridLa noche oscura del alma es una iniciación espiritual, un tiempo de incubación para que la crisálida que somos se convierta en mariposa.

Cuando estamos dentro de una crisis existencial hay que ser valiente para tomar la determinación de permanecer en ese espacio desierto y solitario, estando presentes, confiando en que, como decía Jung, la oscuridad y el caos preceden siempre a una expansión de la conciencia.

Las crisis son un proceso necesario para aprender a vivir con menos certezas, rindiéndonos, dejando que el dolor nos pula, nos forje, nos purifique y nos transforme.
Constituyen una desintegración necesaria para que se dé la transformación que nos lleve más allá de nuestro horizonte.

1013318_633272173395339_220736305_nEs el viaje del héroe. Únicamente cuando nos vemos obligados a abandonar la zona de confort de “lo conocido” y atravesamos nuestras sombras podemos encontrar nuestra verdad.

Es tiempo de deponer nuestro sentido de importancia personal, de dejar morir las estrategias y posicionamientos del ego, que pretende que la vida se adapte a sus deseos y requerimientos.
Hemos de abandonar la omnipotencia infantil, la ilusión de control.

El dolor, las adversidades, las renuncias obligadas a algunos sueños nos hacen humildes. Destruyen capas de orgullo, vanidad, arrogancia y narcisismo; destruyen capas de perfeccionismo, rigidez e intolerancia.

La resistencia a la noche oscura del alma, instalándonos en nuestras defensas, tratando de evitar el dolor, provoca mucho sufrimiento. Las lágrimas son muy necesarias para aliviar la tristeza y la frustración.

Tu eliges, si transformarte atravesando la crisis o defenderte instalándote en la amargura y la desolación victimista.

 

Fuente: A. Belart
circulo_terapia_gestalt_madrid2

A %d blogueros les gusta esto: