En casi todas las parejas hay un momento en que aparecen problemas sexuales: uno quiere más y el otro menos.
Mi experiencia personal y como terapeuta me llevan a distinguir tres etapas evolutivas en la vida sexual de toda pareja:

Etapa 1: Fuego y excitación
En esta etapa suele haber mucha energía y pasión en ambos miembros de la pareja.
Los objetivos son importantes: tener orgasmos, satisfacer al otro, hacer el amor cada poco tiempo, etc…

Etapa 2: Los problemas sexuales
Cuando una relación se hace más profunda empiezan a aparecer las heridas emocionales, los conflictos (explícitos o no), las distancias, etc…
Una de las dos personas empieza a no sentirse cómoda con tanta intensidad sexual y la otra quiere seguir en la excitación, se siente abandonada y se enfada.
Empiezan las críticas, las inseguridades, los miedos, las vergüenzas, las decepciones y las disfunciones.
Ante estas dificultades, muchas veces nos ponemos la coraza y nos callamos. Pero esto no funciona; la relación se acaba.

Etapa 3: Confianza e intimidad real
Llegamos a esta etapa si logramos compartir profundamente nuestras heridas e inseguridades.
Contactar con nuestra vulnerabilidad y expresarla nos hace sentirnos seguros y eso nos conecta más con el otro.
Es la etapa del amor real; pero no es fácil llegar aquí… y se requiere mucha presencia.
En esta fase no hay metas, hay relajación, lo que permite transitar por todo lo que ocurra: a veces sexo fogoso, otras veces sexo lento, otras estar con la dificultad, etc…
Esto es en el fondo lo que anhelamos todos. Por lo menos yo…

Alberto Martín-Loeches

Para saber más:

https://www.learningloveinstitute.com/portfolio/when-sex-becomes-intimate-how-sexuality-changes-as-your-relationship-deepens/

Otros mini artículos interesantes…



Masturbación y vida en pareja: ¿son incompatibles?






Lo que nunca debes decirle a tu pareja






Meditar es muy jodido






¿Estás en una relación de pareja sana?







El amor no tiene nada que ver con tener pareja









A %d blogueros les gusta esto: