Meditación y terapia

sentados¿Cómo es que repetimos una y otra vez y avanzamos tan lentamente en nuestro camino de desarrollo personal?

¿Cómo es que después de años de meditación y talleres seguimos hipnotizados con la misma cháchara mental y enredados en los mismos dramas?

¿Por qué seguimos contándonos los mismos diálogos y películas de siempre? ¿Por qué seguimos jugando los mismos papeles?

 

La verdad es que difícilmente avanzaremos en nuestro camino si no combinamos la práctica de la meditación con un proceso terapéutico en el que exploremos nuestro ego, ese sistema de defensas que nos proporciona seguridad pero que nos limita y condiciona.

 

Sólo cuando en terapia aprendemos a reconocer estos rasgos automáticos de nuestra personalidad sin machacarnos ni ser indulgentes, con paciencia y perseverancia, entonces esa estructura empieza a perder solidez y se va haciendo más liviana.

 

La terapia nos va ayudando a soltar el mundo ilusorio de los mecanismos del ego…
Nos va ayudando a vaciarnos de conceptos, juicios, expectativas y temores.
Nos va ayudando a vivir cada momento más despiertos, presentes y conscientes.
Nos va ayudando a ir transparentando nuestra coraza y a ir abriendo nuestro corazón.

 

Fuente: A. Belart.

circulo_terapia_gestalt_madrid2

A %d blogueros les gusta esto: