Venimos solos al mundo y morimos solos.

4 febrero, 2013

484396_237892312973391_100002578722372_464711_200216589_n
Idealmente, un adulto debe poder tomar la responsabilidad de sus decisiones sin que le tomemos de la mano y sin que nadie repare sus errores.
Pero como esto es un ideal, es necesario admitir que una autonomía absoluta resulta inalcanzable.
Nadie llega a ser completamente adulto.
Los más grandes maestros espirituales admiten que siguen siendo niños asustados.
No podemos evitar desear que alguien nos tienda la mano y nos ayude a minimizar nuestros fracasos.
Pero también es necesario arriesgarse a dejar esta mano para vivir la propia vida.
Es necesario querer salir de la acogedora cuna para explorar el territorio.
Podemos querer volver a ella, pero a condición de saber lo que es ilusión.

G. Paris

A %d blogueros les gusta esto: